es_tu_dia

Just another WordPress.com weblog

Jesucristo (comentario)

leave a comment »

 

Comentario al caso sobre Jesucristo:

 

Posiblemente haya más de una historia de adscripción a una secta que no difiera mucho de ésta. Desde luego, es fácil de comprobar que en muchas sectas de origen cristiano —ésta parece tener origen protestante, aunque ha llegado a un punto en el que se puede decir que ya no es propiamente cristiana, pues niega la divinidad de Jesucristo—, las tácticas de captación son como aquí se exponen. Se comienza difundiendo un mensaje “cristiano” lo suficientemente inconcreto como para que todos —al menos, los católicos— estemos de acuerdo. Conforme uno “se va metiendo”, van apareciendo las diferencias, y se va desvelando su verdadera creencia. Son como parásitos del cristianismo: se aprovechan del cristianismo… para sacar a la gente de él.

 

Este proceso nos enseña la centralidad del misterio de Jesucristo en la fe. Todo acaba dependiendo de la respuesta que se dé a la pregunta de quién es Jesucristo, pues ese todo o se refiere a Él o fue revelado por Él. De ahí lo que sucede en este caso: de una u otra manera, todo acaba confluyendo en la persona de Jesucristo, que acaba siendo la cuestión de la que depende todo lo demás.

 

No es sorprendente que se argumente con citas del mismo Evangelio contra la divinidad de Jesucristo. El mismo Satanás utilizó citas de la Escritura para tentar al Señor. Desde luego, esas citas, y bastantes más que se pueden añadir, no son nuevas: se empleaban ya en el siglo IV por los arrianos, las mismas y con el mismo propósito: negar que Jesucristo era Dios. Lo que sucede con esto es que la Sagrada Escritura no es un amasijo de versículos aislados. Son textos que transmiten una doctrina que contiene unos misterios que superan nuestro entendimiento, y se necesita referirse a ellos en sus distintos aspectos para poder transmitir la noción adecuada. En este caso, el misterio consiste en que Jesús de Nazareth era Dios y hombre. Si sólo citamos los pasajes que muestran que es Dios, dejaríamos de considerar que es hombre; y si sólo consideramos los pasajes que ponen de manifiesto que es hombre, perderíamos de vista que es Dios. No hay más truco que éste en las citas del sectario. Sólo parece tener aprendidas aquéllas que muestran a Cristo como hombre, en las que, como tal, es inferior a Dios.

 

Pero existen otras citas, que lo muestran como Dios. Hay alguna muy explícita, como el inicio del evangelio de S. Juan, en que se dice que “el Verbo era Dios” y que “habitó entre nosotros”. Con otras sucede lo que considerábamos al ver el caso relativo a la Santísima Trinidad: esta realidad de Cristo era muy distinta a la esperada por los judíos, y había que revelar progresivamente y con suavidad el misterio a unas cabezas algo duras. Pero los mismos judíos entendían muy bien lo que ahora más de uno se resiste a entender. Por ejemplo, cuando les el señor les decía que “antes de que Abraham naciese, era Yo” (Jn 8, 58), “Yo y el Padre somos una sola cosa” (Jn 10, 30), o el majestuoso “Yo soy” ante la pregunta de Caifás sobre si era el Hijo de Dios (Mt 26, 64; Mc 14, 62; Lc 22, 70). El que lo tomaran por blasfemo ya indica que habían entendido bastante bien qué quería decir el Señor con ello. Todo esto tendría que conocerlo bien ese “maestro”, aunque supere la capacidad de Javier de “verlo” por sí mismo; esto tiene alguna resonancia de las sectas que predican una libre interpretación de la Escritura, difunden Biblias sin comentarios, y luego venden libros sobre qué significa cada frase… Más penosa es la ambigüedad que Javier encuentra en el libro de texto, pues a veces parece, con cosas como ésta, que los católicos tenemos miedo de confesar nuestra fe con claridad e integridad.

 

En uno de los folletos aparecen unas palabras griegas, que corresponden a “naturaleza” y “persona”. Fueron las que utilizaron los primeros concilios. Y si utilizaban conceptos griegos era… porque lo que hablaban era el griego. Se buscaba precisión, porque los errores obligaban a clarificar y precisar. Jesucristo era un solo ser —se refiere a Sí mismo con un único “Yo”—, y era a la vez verdadero Dios y verdadero —completo: alma y cuerpo—hombre. La mejor manera de expresar esto —en cualquier idioma— es decir que es una sola persona y dos naturalezas. Antes de encarnarse, era una persona divina —la Segunda de la Trinidad— con su naturaleza divina. En un momento dado, tomó para Sí —asumió—, además, una naturaleza humana. Esto no tiene que ver con la filosofía griega. Al revés, lo que sí tenían que ver eran las primeras herejías como el arrianismo, de las que la Iglesia tuvo que defenderse buscando las palabras adecuadas. Y es que el denominador común de las herejías es el intento de encerrar el misterio en los límites de la razón humana. Aquí también se nota, cuando el folleto dice que “contradice el más elemental sentido común” (y se nota asimismo, en general, por esa tendencia de la secta a eliminar todo lo sobrenatural). Es el orgullo humano, que no admite sustituir el “contradice” por el “supera”.

 

La mejor manera de comprobar qué se cree de Jesucristo es ver el papel que se le otorga a su Madre. La razón es muy sencilla: todos las verdades de fe que se refieren a ella derivan de la relación con su Hijo, y todas tienen un fundamento: el de ser Madre de Dios. Y si es Madre de Dios, es porque el Hijo que engendró… era Dios. Esto no la convierte diosa, pero la coloca en una situación verdaderamente única. En función de ese papel es “la llena de gracia” —Inmaculada desde su concepción—, es virgen —en el Evangelio queda claro que lo es, y perpetuamente—, tiene un papel especial en la Redención, es madre nuestra, y está junto con su Hijo en el Cielo.

 

Y, por último, podemos considerar que precisamente por ser Jesucristo Dios con Él llegó la “plenitud de los tiempos”. Si no fuera Dios, podría haber venido alguien después para completar lo que enseñó. Pero también se puede mirar a la inversa. Si se anuncia a alguien posterior con un mensaje que modifica el Evangelio o pretende completarlo, difícilmente se puede seguir sosteniendo que Jesucristo es Dios. Por la misma lógica de las cosas, el último en llegar se colocaría por encima de todos los anteriores… y por tanto por encima del mismo Jesucristo. Da en el clavo la madre de Javier cuando se lo hace ver.

Anuncios

Written by rsanzcarrera

octubre 16, 2007 a 5:57 pm

Publicado en Catequesis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: