es_tu_dia

Just another WordPress.com weblog

Los Sacramentos (caso)

leave a comment »

Exposición del caso sobre los Sacramentos:

La madre de Alejandro inscribe al hermano pequeño de éste, que tiene ocho años, en una catequesis de preparación para la primera comunión que tiene lugar en horas extraescolares en el colegio donde estudia. Con el paso de las semanas, oye algún comentario del pequeño que le sorprende: al parecer, la primera comunión se va a retrasar mucho —dos años en total—, no quieren que se lleve vestido distinto al habitual, y de vez en cuando se celebra una Misa para los niños en una habitación acondicionada —para que puedan estar “alrededor de la mesa”—, cuando hay una capilla en el colegio.
La madre lo comenta a Alejandro, que contesta que ya lo sabía, y que en su clase decían que el responsable de esas cosas era “un poco raro”. Entonces le pide que traiga el libro de catequesis del niño. Alejandro lo trae, y empiezan a leerlo. A Alejandro le parece un poco extraño, pero no sabe decir muy bien por qué, y cuando su madre le pregunta, le contesta eso, “aparte de que, con perdón, me parece un poco acaramelado y hortera”. Su madre lee en voz alta los títulos de los capítulos que tratan de los sacramentos: “signo que despierta la conciencia cristiana”, “signo que hace presente a Jesús”, “signo que integra en la comunidad”. Le parece todo bastante ambiguo, y piensa que faltan cosas importantes. Al final, le pide a Alejandro que vaya a hablar con el responsable de esa catequesis, para aclararse sobre todo esto.
Alejandro va, aunque sin muchas ganas. El catequista le dice que antes se cometía el error de administrar sacramentos sin “evangelizar” lo suficiente, sin que por tanto significara nada o casi nada para quienes lo recibían, salvo quizás una fiesta familiar que no repercutía en la Iglesia —o peor aún, que era un derroche ostentoso, un mal ejemplo—, como podía comprobarse, puesto que no se seguía de ello una actitud “comprometida”. Alejandro empieza a enfadarse, por lo que le parece un tono altivo, y porque piensa que tanto él como su familia estaban muy contentos cuando hizo la primera comunión, y le parecía muy bien que hubiera una fiesta familiar y que le hicieran un vestido apropiado —que era el mismo que iba a “heredar” su hermano—; no veía en ello un “derroche ostentoso”, sino más bien que si había una ocasión buena para celebrar algo, era ésa, y que había “derroches” peores con motivos menos justificados, y de esos no parecía quejarse nadie. Con voz un poco más subida le dice que “no se puede quedar sin la comunión durante tanto tiempo”. El catequista se altera y empieza a decir a Alejandro que es de los que tienen una “concepción mágica” de los sacramentos, como ésos que creen que el agua bendita tiene “poderes mágicos” o van a ver en las ceremonias unos “ritos vacíos” que no significan nada, por lo menos hoy en día, como si fuera algo misterioso. Alejandro pregunta, enfadado, que si no sirve para nada que su hermano comulgue. El catequista contesta que “sirve cuando hay la adecuada preparación; tal como lo quieres tú, sirve de muy poco”. Alejandro replica que su hermano va a dejar de asistir a esa catequesis a partir de ese momento, y va a ir a otra parte donde le preparen “como Dios manda”. El catequista contesta que lo que Dios manda es la caridad fraterna, y no “formalismos rituales” que no sirven para nada si no son signos de un “compromiso con la comunidad”. Ahí acabó la conversación.
De vuelta a casa, Alejandro se pregunta si no se “habrá pasado” con su comportamiento, por el manifiesto enfado y por tomar una decisión que correspondía a su madre. Al llegar a casa se lo cuenta todo a ésta, un poco preocupado. Su madre le dice que ha hecho muy bien, y que no se preocupe; “además, a lo mejor si llego a ir yo hubiera dicho cosas peores”.

Tras reflexionar un poco personalmente sobre el caso y para formarte en este punto puede venir bien leerte lo siguiente:

Y finalmente para no alargarnos más en este artículo lee cuando puedas y con calma el siguiente comentario al caso sobre los Sacramentos (pinchando en este enlace) y me dices tu opinión: ¡Animo!

Anuncios

Written by rsanzcarrera

octubre 28, 2007 a 6:51 pm

Publicado en Catequesis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: