es_tu_dia

Just another WordPress.com weblog

Primer Mandamiento (caso)

leave a comment »

Exposición del caso sobre el Primer Mandamiento:

Sonia, que con 17 años estudia COU, tiene dos hermanos. El mayor, Luis (23 años), tiene un futuro prometedor, pues ha acabado brillantemente su carrera y ha empezado a cursar un “master”. La pequeña es Marina, que tiene 14 años y estudia su curso de bachillerato sin especial brillantez, pues es bastante perezosa en todos los aspectos, aunque es inteligente y siempre sabe salir de aprietos.

Sonia es muy aficionada a la lectura. En la asignatura de literatura le han pedido la lectura de la novela San Manuel Bueno, mártir de Unamuno. Nunca se había preocupado mucho de su formación doctrinal, y la lectura de ese libro provoca la aparición de unos interrogantes sobre la fe. El siguiente libro que le piden es El árbol de la ciencia de Baroja; como es mucho más largo que el anterior, la profesora sólo exige que lean algunos extractos, pero Sonia se enfrasca en su lectura, consciente del carácter anticristiano de esa novela. Más adelante sigue leyendo indiscriminadamente literatura contemporánea. Al cabo de pocos meses se ve asaltada por muchas dudas sobre su fe. No habla de este tema con nadie, pero con frecuencia piensa en ello, y llega a la conclusión de que no puede afirmar la veracidad de la fe cristiana sin tener pruebas que le convenzan de su autenticidad.

Un día, su hermano Luis tiene un accidente con la moto de gran cilindrada que había comprado al acabar la carrera. Pronto se le diagnostica una parálisis irreversible de cintura para abajo. Al principio parece que lo asume bien, pero al cabo de poco su novia le abandona sin previo aviso, y esto le acaba por hundir. Cuando Sonia va a verlo, le encuentra llorando —nunca le había visto así— y abatido. Entre otras cosas, le dice que ha perdido todos los motivos para seguir viviendo, y que si pudiera se quitaría la vida; que una vida como la que le esperaba era un sinsentido insufrible, y mejor sería dejar de existir, o mejor aún, no haber existido nunca.

Sonia sale del hospital aparentemente tranquila, pero por dentro le domina la rabia. Volviendo a casa decide que a partir de ese momento, exista o no, va a prescindir de Dios en su vida.

Al cabo de unas semanas, sin que hubiera cambiado la situación, Marina llega un día a casa con las notas de la última evaluación. Son, con diferencia, las mejores notas de su vida. A solas las dos hermanas, Sonia, intrigada, le pregunta “qué mosca le había picado”. Marina le contestó que había estado pensando qué podía hacer por su hermano. Como no podía devolverle la salud, pensó que por lo menos podía rezar para que lo llevara con resignación. Antes prácticamente no rezaba nunca, pensaba que era “un aburrimiento”, y, aunque solía ir a Misa los domingos, “no se enteraba de nada” porque no atendía y tenía la cabeza en otra parte. Pero el accidente fue un revulsivo para ella. Tras varios días de hacer oración, había cambiado lo de “resignación” por “alegría”, y tras meditar un poco pedía para él “que le volviera la esperanza”. También había pensado qué le podía ofrecer a Dios, y lo mejor que se le había ocurrido “y que fuera en serio” era estudiar. Bueno —añadió—, también me confesé, pues llevaba mucho tiempo y siempre lo dejaba para más adelante, pero eso se hace en un momento“. Asimismo, dijo que pensaba animar a su hermano, pero que por el momento estaba esperando a que “se le pase un poco la tristeza” y a ser ella “un poco más mayor, o por lo menos que lo parezca, porque nunca me ha hecho ni caso“. “Y de paso así doy una alegría a papá y mamá“.

Sonia se queda sin habla. Por una parte, su orgullo le dice que no quiere cambiar. Pero ve que, de hecho, si alguien ha hecho algo por Luis es Marina, no ella. Decide al final volver a pensar todo con calma.

Fin

 

Tras reflexionar un poco personalmente sobre el caso y para formarte en este punto puede venirte bien leer lo siguiente:

Y finalmente para no alargarnos más en este artículo lee cuando puedas y con calma el siguiente comentario al caso sobre el Primer Mandamiento (pinchando en este enlace) y me dices tu opinión: ¡Animo!

Anuncios

Written by rsanzcarrera

noviembre 10, 2007 a 10:08 am

Publicado en Catequesis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: