es_tu_dia

Just another WordPress.com weblog

Dios Creador y Padre…

with one comment

Dios es mi Creador: En el principio creo Dios el cielo y la tierra (Gn 1,1) En el principio existía el Verbo (…) Todo fue hecho por Él (Jn 1,1-3). En Él fueron creadas todas las cosas (Col 1,16).

Salía de una gasolinera de Zamora cuando aquel hombre me preguntó: “¿puede acercarme hasta Toro?” “Por supuesto” –le respondí-. Ya en el coche, al ver que yo era sacerdote me comentó que a él le daba pena cuando blasfemaba la gente en el bar. Aproveché la ocasión y le dije: “mire, un día tome un vaso vacío y dígale a uno de los que blasfeme: “¿ves este vaso lleno de vino?” Le responderá que está vacío. Entonces usted le sugiere que no, que si se sugestiona lo bastante, llegará a creer que el vaso está lleno de buen vino. Él se reirá de usted y le dirá si está mal de la cabeza o qué… En ese momento mírele a los ojos y dígale lentamente: “claro que está vacío; y por mucho que tu o yo nos sugestionemos, seguirá vacío, porque de la nada, nada sale… ¡Pero existen muchas cosas!” Y entonces, recorra con la mirada todo lo que ve y dígale: “Si no hubiera nada, nunca hubiera habido nada, porque de la nada, nada sale… Resulta evidente que Algo ha hecho todo lo que existe, y ese Algo ha de ser muy poderoso (recuérdele la grandeza del universo)… Y ese Algo ha de ser muy sabio (recuérdele las leyes científicas de la naturaleza)…Y si ha sido capaz de hacer personas como tú y como yo, es que Él mismo es un ser también personal, un Alguien, ¿comprendes?”. Ya llegamos a Toro y aquel hombre se despidió sonriente.

Nos ha creado a su imagen y semejanza para que amemos a la Trinidad y todo lo que ella ama..

La catequista enseñaba a los niños el tema de la Creación, y uno preguntó: ¿y Dios creo el mar? Si. Y otro preguntó: ¿Y los árboles? También. Y otro preguntó ¿Y los pájaros?… Entonces, paro y les dijo: Olvidaros de todo y vuelvo empezar. Dios estaba al principio y pensó en crear un ser que hablara con Él, que fuera capaz de ser amigo suyo y de amarle, y creo al hombre (y a los ángeles)… Y todo lo demás es el lugar donde le puso, el jardín, su casa ¿comprendéis ahora? Si. Y ya no hubo más preguntas.

Dios es la única razón del hombre.

Creados por un acto de Amor de Dios, esa es la razón de nuestro existir y nuestra vida ha de ser una respuesta de amor: Amor con amor se paga… Somos libre para dar esa respuesta de amor, nadie me puede obliga a amar, amamos porque nos da la gana, porque nos enamoramos y nos comprometemos a amar. Sí, nuestro ser fundante es un acto de Amor de Dios (derramado en el amor esponsal) y nuestra vida tiene su razón de ser como respuesta libre a ese acto de Amor de Dios… La vocación originaria del hombre es el Amor

Si el hombre no pone el centro de su existencia en Dios y en hacer su voluntad, no puede ser feliz. Esta realidad no admite componendas (cfr. Lc 16, 13)… En esencia, solo hay dos amores: el amor de uno mismo hasta el desprecio de Dios o el amor de Dios hasta el desprecio de uno mismo… Hacerse en la práctica el centro de todo o de casi todo: me apetece, no me apetece, me interesa no me interesa, quedo bien quedo mal… Esto además de ser la triste y pobre consecuencia de la visión del egoísta, es un grave error…:

– Porque estamos creados y somos imagen de Dios:

Un muchacho contempla durante varios años, colgado en una pared de su colegio, un cuadro del Mont-Blanc. Un día tiene la oportunidad de hacer una excursión a la famosa montaña. Al llegar a Chamonix, viendo aquella inmensa mole de nieve, exclama candorosamente: -“¡Qué bárbaro! ¡Cómo se parece al Mont-Blanc del póster del colegio!”… No es la montaña la que se parece al cuadro. El cuadro es el que se parece a la montaña. Dios es la realidad. Todo lo demás es imagen. Si ser realista es ver y contar con la realidad, cuando no sabemos descubrir a Dios en todo no estamos siendo realistas. En ese caso vivimos en un mundo ilusorio, irreal, falso. Sólo el conocimiento de Dios puede llevarnos a conocernos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. Desconocer a Dios es la mayor ignorancia. ¿Me esfuerzo seriamente por conocer mejor a Dios? Cfr. H. Godin: Levadura en la masa.

– Porque salimos perdiendo: La relativa y pobre felicidad del egoísta, que se encierra en su torre de marfil, en su caparazón…, no es difícil conseguirla en este mundo. -Pero la felicidad del egoísta no es duradera. ¿Vas a perder, por esa caricatura del cielo, la Felicidad de la Gloria, que no tendrá fin? (Camino 29)

– Porque es equivocado hacer un planteamiento rastrero de su vida: No tengas espíritu pueblerino. -Agranda tu corazón, hasta que sea universal, “católico”. No vueles como un ave de corral, cuando puedes subir como las águilas. (Camino 7)

Cfr. La cría de águila

– Porque no descubriremos una gran verdad consoladora: que todo un Dios nos ama a cada uno y nos ha creado y redimido con un amor personal y único: Yo te he redimido y te he llamado por tu nombre: eres mío (Is 3,1)… Dios nos ha creado para amarle y servirle y gozar de Él en la eternidad y ya aquí, ahora. Así, toda nuestra existencia se convierte en un caminar hacia Dios…

Y ahora te pregunto: ¿Y tú? ¿Qué vas a hacer? Vas a seguir en esa actitud: Yo, yo, por que yo… y siempre yo… No ves que eso es descamino y desorientación: De que le sirve al hombre ganar el mundo entero si al final pierde su alma… Y no digo nada si encima caes en el resentimiento, en eso que podríamos llamar la maldición del escarabajo pelotero (porque como él, arrastras una carga de basura: lista de agravios y rencores, de éxitos fugaces y fracasos estrepitosos, de amigos y enemigos, etc… Siento decirte, que como sigas así, me parece que no vas a ser feliz: Cada vez estoy más persuadido: la felicidad del Cielo es para los que saben ser felices en la tierra. (Forja 1005). Sí, estamos hechos para Él: nos creaste Señor para Ti y nuestro corazón anda inquieto hasta que no descanse en Ti (San Agustín)… Por todo esto, tenemos que poner a Dios en el centro, como el Señor, de toda nuestra vida, en el primer lugar, porque también sería una equivocación tener a Dios en segundo plano, algo marginal de nuestra vida: Marta, Marta, te afanas en muchas cosas y sólo una es importante… ¿Buscas a Dios o te buscas a ti mismo? El egoísmo podría infiltrase en las cosas más nobles y santas: oración, amistad, trabajo, amor humano… Nuestra situación es la de criaturas que adoran y reconocen a su Dios: hemos venido a cumplir la voluntad de Dios: He aquí que vengo, como está escrito de mí al comienzo del libro, para hacer, oh Dios, tu voluntad”. (Heb 10,7) y a servir con alegría: el Hijo del Hombre no ha venido a ser servido, sino a servir… (Mt 20,28)…

Se trata de dejar a Dios entrar hasta el fondo en tu vida…

Cfr. Dios…, el dormitorio y la cartera

Anuncios

Written by rsanzcarrera

febrero 25, 2008 a 3:36 pm

Publicado en curso de retiro

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¿¿¿Trinidad??? es biblica esa palabra?

    ALFREDO

    febrero 24, 2009 at 1:20 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: