es_tu_dia

Just another WordPress.com weblog

Su pasión, muerte y resurrección

with one comment

LA ÚLTIMA CENA: CARIDAD

Si Leemos despacio la escena de la última cena Juan 13, 1ss: Y habiéndolos amado, los amó hasta el fin… Meditar en el lavatorio de los pies… El mandatum novum… Al instituir la Eucaristía, caer en la cuenta del “por vosotros”…

Pensemos en una amistad. Se han conocido dos personas y se han agradado. Han descubierto comunidades de opinión y de gusto, la simpatía se ha desarrollado y cada uno confía en el otro. Piensan que su vínculo es seguro y viven sin más preocupación. Pero, como es obvio, existen entre ellos diferencias que poco a poco van cobrando vigencia. Surgen malentendidos, enojos, tensiones. Pero ninguno de ellos busca la base donde residen realmente, esto es, en la propia seguridad de sí mismos y en la propia dejadez, y al cabo de poco empiezan a ponerse nerviosos mutuamente. Desaparece la tranquila confianza y poco apoco se deshace todo… Para que dure una amistad debe haber una vigilancia sobre ella, algo que la resguarde. Cada cual debe dar lugar al otro para que sea precisamente el que es; cada cual debe hacerse consciente de sus propias faltas y ver las del otro con ojos de amistad. Quererlo, y también lograrlo contra la suspicacia, la pereza, la estrechez de la propia naturaleza, es también ascetismo.” (Cfr. R. Guardini)

Pensemos en el matrimonio. “¿Por qué tantos matrimonios se vuelven mudos y vacíos? Porque en cada uno de los dos domina la idea básica de que se trata de la felicidad, o sea, piensan que cada uno de los dos se puede satisfacer consumiendo simplemente su propia vida… En realidad, el auténtico matrimonio es estar unidos en la existencia; es ayuda y fidelidad. Matrimonio significa “que el uno lleve las cargas del otro”, como dice san Pablo (Gal 6,2). Así que sobre él debe velar una responsabilidad nacida del espíritu. Una vez y otra debe el uno aceptar al otro como es; debe renunciar a lo que no puede ser. Debe prescindir de las embusteras imágenes de cine que destruyen la realidad del matrimonio y saber que tras el encuentro mutuo del primer amor es cuando empieza la tarea verdadera. Que el auténtico matrimonio, pues, solo puede existir por autodisciplina y superación. Entonces se hace auténtico, capaz de generar vida y entregar vida al mundo”. (Cfr. R. Guardini).

Enamorar al marido o a la esposa cada poco…

La primera virtud es la caridad, es lógico que sea así, puesto que Dios es amor, y el que permanece en el amor, permanece en Dios y Dios en él. (1Jn 4, 16)… Todo pende de la caridad: El le respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos pende toda la Ley y los Profetas. (Mt 22, 37-40)

La caridad debe manifestarse en obras: obras son amores y no buenas razones… Hijos míos, no amemos de palabra ni de boca, sino con obras y de verdad. (1Jn 3, 18)

Manifestaciones: Más que en “dar”, la caridad está en “comprender“. (Camino 463). Es más fácil decir que hacer. -Tú…, que tienes esa lengua tajante -de hacha-, ¿has probado alguna vez, por casualidad siquiera, a hacer “bien” lo que, según tu “autorizada” opinión, hacen los otros menos bien? (Camino 448)

Una mujer, suelta de lengua fue a ver al santo para pedirle consejo: -Mi marido y yo no conseguimos ponernos de acuerdo. Nos peleamos por todo. Y lo peor es que él me pega, yo grito, los vecinos acuden…¡Créame, Padre!, es un verdadero infierno. ¿Qué me aconseja?. Le responde don Pipo: -Buena señora, tengo justo lo que usted necesita, una medicina infalible, un curalotodo milagroso. Tenga este frasco; cuando su marido comience a reñir, vaya a su habitación y beba un sorbo y manténgalo un rato en la boca en contacto con la lengua. Haga siempre lo mismo cuando esté iniciando la discusión. Verá que el resultado será seguro. Efectivamente, algunos días después, la mujer volvió con la botella vacía. y le dijo: Ha sucedido exactamente como usted dijo, padre Felipe. ¡Ha funcionado! Mi marido sigue peleando, pero yo estoy curada. Déme otra de esas botellas. Con gusto-sonrió el sabio Felipe entregándole otra botella de agua pura recogida de la fuente.

Orden en la caridad: comenzando por los que están más cerca de nosotros, se extiende a todos los hombres, sin excluir ninguno…

LA PASIÓN DEL SEÑOR

Lo primero que hemos de tener presente es que paso todo esto por nosotros: el cual me amó y se entregó a si mismo por mí. (Gal 2, 20)…

Un ejemplo. ¿Señor, sólo por mi? Sí, aunque sólo hubiera sido solo por ti, lo hubiera hecho igual. Otro ejemplo. En el INRI de la causa de la condena debería estar mi nombre escrito…

Es duro leer, en los Santos Evangelios, la pregunta de Pilato: “¿A quién queréis que os suelte, a Barrabás o a Jesús, que se llama Cristo?” -Es más penoso oír la respuesta: “¡A Barrabás!” Y más terrible todavía darme cuenta de que ¡muchas veces!, al apartarme del camino, he dicho también “¡a Barrabás!”, y he añadido “¿a Cristo?… ‘Crucifige eum!’ -¡Crucifícalo!” (Camino 296)

Un ejemplo. En la película de la Pasión: hijo mío cuando pondrás término a todo esto… ¿No lo ves Madre? estoy haciendo nuevas todas las cosas… podemos volver a empezar… Por Jesús podemos de verdad volver a hacer nuevas todas las cosas… En cada confesión volvemos a empezar, porque Él (yo bien poco hago en cada confesión) hace nueva mi vida…

La oración del huerto… La flagelación…

– Amar la Voluntad de Dios… aunque cueste… pues es el único camino para la santidad… No podemos comprender bien la horrible fealdad del pecado: sólo viendo a Dios podríamos ver lo que supone ofenderle.

Pero podemos ayudarnos a entender su malicia contemplando la pasión del Señor …

Cfr. Mírale

Cfr. Vía Crucis… Recorrido por la Pasión

– El “problema” del dolor no tiene “solución”, por eso es más correcto hablar del misterio del dolor…- la señal del cristiano es la santa Cruz: no quejarse tanto… y pedir más fe para saberla llevar… – no meternos en “calvarios imaginarios”: el que quejoso de la cruz que lleva entra en un lugar donde hay todo tipo de cruces y se le da a escoger. Prueba varias y escoge al final una, entonces se le dice que es justamente la misma que él traía al principio… – aquel naufrago que miraba el abismo del fondo y no se soltaba de aquel madero con forma de Cruz que le salvaba…

Otro ejemplo: Hace ya tiempo un grupo de señoras se reunieron en cierta ciudad para estudiar la Biblia. Mientras que leían el tercer capítulo de Malaquías, encontraron una expresión notable en el tercer versículo que decía: “Él purificará… y los refinará como se hace con la plata” (Mal. 3,3). Una de las señoras propuso visitar un platero y reportarles a las demás lo que él dijera sobre el tema. Ella fue y sin decir el objeto de su diligencia, pidió al platero que le dijera sobre el proceso de refinar la plata. Después de que el platero describiera el proceso, ella le preguntó: “Señor, ¿usted se sienta mientras que está en el proceso de la refinación?”. “¡Oh!, sí señora”, contestó el platero; “debo sentarme con el ojo fijo constantemente en el horno, porque si el tiempo necesario para la refinación se excede en el grado más leve, la plata será dañada”. La señora inmediatamente vio la belleza y el consuelo de la expresión: “Él purificará… y los refinará como se hace con la plata” Dios ve necesario poner a sus hijos en un horno, su ojo es constantemente atento en el trabajo de la purificación, y su sabiduría y amor obran juntos en la mejor manera para nosotros. Nuestras pruebas no vienen al azar, y Él no nos dejará ser probados más allá de lo que podemos sobrellevar. La señora hizo una pregunta final: “¿Cuándo sabe que el proceso está completo?”. “Pues es muy sencillo”, contestó el platero,”Cuando puedo ver mi propia imagen en la plata, se acaba el proceso de refinación”.

En tus manos Señor encomiendo mi espíritu… pedir el don de saber abandonarse en las buenas manos de Dios… ¿Y, tú, imitarás al Señor en ese aceptar la Voluntad de Dios? Sí, Padre, porque así te ha parecido bien… Aparta de mi este cáliz, pero no se haga mi voluntad sino la tuya…

LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

María en la Cruz:

Me explicaron hace tiempo que la Virgen Macarena de Sevilla si se la mira por la izquierda parece que está llorando y si se la mira por la derecha parece que sonríe; esa ambigüedad hace que en su rostro aparezca un misterio de esperanza: el dolor de la muerte de su Hijo está presente, pero también lo está la esperanza de la resurrección… Así es nuestra vida, descubrimos en nosotros la raíz del mal, pero también descubrimos esa raíz divina que se ha injertado en nuestra alma, y que es la causa de nuestra esperanza…

Las mujeres ante el sepulcro

Ellas van movidas por el amor, quieren terminar con cariño lo que dejaron a medias… Por eso las mujeres son las primeras en la experiencia de la resurrección y, evidentemente, en la fe en el Resucitado… Las mujeres descubren que la piedra del sepulcro estaba corrida. La resurrección significa para nosotros que se remueve la piedra que nos bloquea, de modo que nunca más la vida permanezca en nosotros bajo llave. Cuando las mujeres entran, perplejas, en la tumba vacía y no encuentran el cadáver de Jesús, ven a dos hombres con trajes resplan­decientes que les dicen: “¿Por qué buscáis entre los muertos – al que está vivo? No está aquí, ha resucitado. Recordad lo que os dijo cuando estaba en Galilea. Que el Hijo del hom­bre debía ser entregado en manos de pecadores, que iban a crucificarlo y que resucitaría al tercer día” (Lc 24,5-7). Los ángeles se dirigen a las mujeres con un refrán: no tiene ningún objeto buscar al que está vivo entre los muertos… La resurrección significa la vida. Cristo vive. Y a los vivos no se les busca en la tumba. Si queremos reconocer a Jesús como el Resucitado, no lo encontraremos en el pasa­do, ni entre los muertos, le encontraremos donde está la vida. Jesús quiere conducirnos a la vida. Nuestra mirada debe dirigirse hacia adelante, no hacia atrás, hacia el pasado… Debemos confiar en esa vida que quiere despertar en nosotros: tener ilusiones, proyectos, esperanzas… Ahí está Él.

Anuncios

Written by rsanzcarrera

febrero 26, 2008 a 8:52 pm

Publicado en curso de retiro

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. porfavor me podeis poner que le paso a jesus desde la ultima cena hasta que resucito antes del lunes que viene es para un trabajo de clase por fa ponedmelo

    laura

    marzo 26, 2009 at 4:53 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: