es_tu_dia

Just another WordPress.com weblog

Archive for mayo 14th, 2008

La necesidad de la gracia

leave a comment »

Primero la Gracia: sin mí no podéis hacer nadaY después los medios que la hacen fructificar e incrementar:

Aquel sacerdote que llevaba más de 20 años en Nigeria: (lo que más le gusta decir al Padre es: “yo te perdono…”) Y nos decía porqué pensaba él que estaba España más floja… Una ciudadela que recibe suministros de fuera, si se la asedia y caerá rendida sin hacer nada… táctica diabólica…

ORACIÓN

Buscas la compañía de amigos que con su conversación y su afecto, con su trato, te hacen más llevadero el destierro de este mundo…, aunque los amigos a veces traicionan. -No me parece mal. Pero… ¿cómo no frecuentas cada día con mayor intensidad la compañía, la conversación con el Gran Amigo, que nunca traiciona? (Camino, Oración, 88)

Ejemplo: Aquel estudiante que entra en la librería religiosa en busca de un libro, saca una nota donde está apuntado el título y pregunta a la monja que está detrás del mostrador: Oiga, ¿Tienen ustedes dificultades en la oración mental? La monja le mira fijamente y le dice: “jovencito, metasé usted en sus asuntos…” El joven perplejo y contrariado por la respuesta, aclara: ¡Oh no! Me refiero a un libro que se titula así: “dificultades en la oración mental” de Boylan… Y ambos se ríen al final.

El desánimo, la inconstancia, la sequedad, la rutina… Les proponía una parábola sobre la necesidad de orar siempre y no desfallecer, (Lc 18,1) o la del juez inicuo y la viuda… El valor de la oración no depende de lo que sentimos sino del amor que ponemos en hacerla…

– Es que soy mayor, es que me distraigo mucho… La edad no es problema porque la oración no está en el mucho cavilar (no es cuestión de cabeza); es cuestión de fe, amor, esperanza (y el corazón siempre es joven para esto)

– Aquel el monje joven que se queja ante el maestro ya anciano de que no le sirven los sermones que le escucha (siempre de lo mismo)… El maestro le pide que traiga agua del río y le indica con la mano un cestillo que está en el suelo para que se la traiga allí, pero cuando llega el joven, el agua se ha escapado por las rendijas del cestillo. La operación se repite tres veces hasta que el joven le dice que es absurdo lo que le pide, siempre queda poca agua aprovechable… Entonces el maestro le hace ver que así pasa con su alma, se escapa por las rendijas el agua, y añade: pero, has visto que limpio ha quedado el cestillo.

– Aquel cura mayor (el decía que tenía 94, pero eran 97 los años que tenía) que lee todas las mañanas el Smausch, se le acerca otro y le dice alto porque está un poco sordo: “¿Qué tal? ¿Se entera de lo que lee?” Y le responde: “mira hijo, yo leo como la lluvia: a donde caiga; si cae en tierra buena o no, ya se verá”.

– En la hora de la oración no pensar solo en nosotros: si me apetece, si tengo ganas… Piensa también el en Él, que te mira, que te ve llegar, se le cae la babilla viendo como luchas y sigues fiel como un perrillo dormido a los pies de su amo, como un soldado haciendo la guardia… Como decía el Santo cura de Ars a alguien que le preguntaba qué hacía tanto tiempo delante del sagrario: “le miro y me mira”… Muchas veces la oración es estar ahí, con Él.

El ejemplo de Jesucristo… paso la noche en oración… muy de mañana se fue a un lugar tranquilo a orar… en un lugar apartado Él oraba… la oración del huerto… Dios mismo aconseja la oración… entra en tu habitación y ora a tu Padre… Vigilad y orad para no entrar en tentación (Pedro dormilón)… Para poner remedio a tu tristeza me pides un consejo. -Voy a darte una receta que viene de buena mano: del apóstol Santiago.-“Tristatur aliquis vestrum?” -¿Estás triste, hijo mío? -“Oret!” -¡Haz oración! -Prueba a ver. (Camino, Alegría, 663). Ejemplo de los primeros cristianos… perseveraban en la doctrina de los apóstoles en la fracción del pan y en la oración.

La oración con propósitos, no a la oración del fariseo que se creía bueno, y no como ese pecador…

Tras una prédica sobre el fariseo y el publicano, en la que se cargo la mano sobre la actitud orgullosa del fariseo, uno de los feligreses se acerca al párroco en la sacristía y le dice: “¡Muchas gracias D. Fulano por el sermón! No sabe cuantas gracias doy a Dios de no ser como ese fariseo”

Aquella mañana Juan estaba desayunando en el bar de la facultad con un antiguo compañero inglés que estaba estudiando español. Hoy –comento su amigo extranjero, con alegría- he aprendido la diferencia que hay cuando se emplea la palabra “implicado” o “comprometido”. ¿Sabes cuál es la diferencia? Pues no exactamente, –respondió Juan con cara de perplejidad-. Mira –continuó su amigo-, te lo voy a explicar con el desayuno que estamos tomando. ¿Ves estos huevos fritos con beicon? Si –contestó-; pues bien, existe una gallina gracias a la cual tu y yo estamos disfrutando ahora de este buen desayuno, en este sentido decimos que ella está “implicada” en este desayuno… Pero quien realmente se ha “comprometido” con este desayuno nuestro, ha sido el pobre cerdo que ha tenido que dejar su vida, es decir ha tenido que morir para que tu y yo podamos disfrutar de este estupendo beicon en el desayuno… ¿Comprendes la diferencia? Si, por supuesto que se entiende –respondió Juan con una sonrisa…. Esta anécdota no exenta de humor, nos sitúa ante una realidad habitual de nuestras vidas: el nivel de compromiso que adquirimos en los diversos campos de nuestra vida. ¿Hasta qué punto estamos dispuestos realmente a dejarnos influir por algo o por alguien? ¿Qué grado o qué tipo de compromiso adquirimos con nuestras palabras o en nuestro actuar? Etc.

LA MISA:

Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Como el Padre que me envió vive y yo vivo por el Padre, así, aquel que me come vivirá por mí. (Jn 6, 55-57)

Ofrecerse en la Misa:

– Entre los piojosos también anda el Señor… (Familia de neocatecumenales que van a un país lejano a evangelizar. El barrio es pobre y un día roban al hijo mayor que estaba en la edad del pabo (melena larga, presumido con la ropa, etc)… Le quitan la cazadora que le gustaba y la medalla que más quería, etc… Para colmo de males, al llegar a casa y contar lo sucedido, la madre observa que tiene piojos en el pelo y decide cortárselo… El muchacho no puede más y explota de irá, por lo absurdo de la situación y por qué no entiende el que hayan tenido que ir a ese lugar … La madre le dice que lo ofrezca y él gritando dice: ¡Qué quieres que ofrezca a Dios ¿los piojos?!… Muy enfadado se mete en su habitación dando un portazo… Al cabo de un rato, sale lloroso y con un libro de una biografía de San Juan de Dios en la mano y le dice a su madre: mamá perdona, mira, cogí este libro al azar y al abrirlo he leído esto: “solía decir el santo: también entre los piojosos está Dios“.

– el centro de gravedad de la gracia radica en la práctica para un fiel corriente sobre la Misa dominical (y la confesión frecuente)… el palo de la tienda y luego a tensar desde ahí… Y así conseguiremos que la red no se nuestra propia trampa: la araña y el hilo central

La comunión:

Aquel que iba a ayudar a san Josemaría en la misa y se queda dormido, y aunque intenta correr para llegar a tiempo no lo consigue y se encuentra con él que sale ya revestido para celebrar la misa, le mira y le ve tan acalorado y precipitado, que le dice con una cariñosa sonrisa: “hijo mío, voy al encuentro de mi Amor“… Y él, después, ya con calma, se queda pensando: ¡Ay Señor, y yo ¿a dónde voy como un loco…?

FORMACIÓN:

Las Urdes, zona deprimida de extremadura: bocio y enanismo… problemas en los partos. Acompañaba a su padre de pequeño, él se quedaba fuera con la moto encendida para que la dinamo siguiera funcionando y así con un motor electrico llevar luz a dentro de aquellas casas, casi cuevas… Un día salió su padre muy serio (algo debió salir mal: la madre? el niño?), pero no se atrevía a preguntarle nada. Subieron en la moto por las laderas aquellas en profundo silencio… Ya arriba se atrevió a decir: papa ¿porqué pasan estas cosas? Su padre le dijo: “hijo, la vida viene fuerte… pero a veces no la sabemos trabajar…” Trabajemos la vida de la gracia con la formación y el estudio para que llegue al desarrollo adecuado a nuestra capacidad.

– formación y dirección espiritual… tener un plan de vida y de asistencia a algunos medios de formación que nos vengan bien… la cabeza en el cielo pero los pies en la tierra, visión práctica… más vale el gota a gota que las cataratas de gracia… más vale un horario diario modesto, que cinco cursos de retiro al año… ¿Quieres de verdad ser santo? -Cumple el pequeño deber de cada momento: haz lo que debes y está en lo que haces. (Camino, Cosas pequeñas, 815)…

– la docilidad a la gracia y a la dirección espiritual:

Conversación real obtenida por radio en la costa de Newfoundland, entre canadienses y norteamericanos, en Octubre de 1995: **Canadienses: (ruido de fondo)… -por favor, desvíen su rumbo quince grados Sur para evitar una colisión…**Americanos: (ruido de fondo)… -Recomendamos que desvíen su rumbo quince grados Norte para evitar colisión…**Canadienses: -Negativo. Tendrán que desviarse quince grados Sur para evitar la colisión. **Americanos: -Al habla el Capitán de un navío de los Estados Unidos de América. Insisto, desvíe SU curso. **Canadienses: -No. Insisto, desvíen SU curso. **Americanos: -LE HABLO DESDE EL PORTA AERONAVES LINCOLN USS, EL SEGUNDO NAVÍO MAS GRANDE DE LA FLOTA DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA. NOS ESCOLTAN TRES DESTRUCTORES, TRES CRUCEROS, Y NUMEROSAS CORBETAS DE APOYO. LE ORDENO QUE DESVÍE SU CURSO QUINCE GRADOS NORTE, ESTO ES, “UNO” “CINCO” GRADOS NORTE O SE TOMARAN CONTRAMEDIDAS PARA ASEGURAR LA SEGURIDAD DE ESTE BARCO…**Canadienses: -Y yo les hablo desde UN FARO…

Conclusión: Para alcanzar ser contemplativos (santos en medio del ajetreo de cada día; y convertir todos los momentos y circunstancias de mi vida en ocasión de amarte y de servir…)… Es necesario adquirir un temple: un oficio: un manejo de los instrumentos para realizar un buen trabajo; pero nadie es buen obrero sino adquiere el “golpe de vista” y la “destreza” que junto con el “amor al oficio” producen obras perfectas. Pues esto es lo que pretende formar y conservar las prácticas de piedad.

Encomendémonos a la santísima Virgen para que nos ayude a concretar en nuestra vida algunos de estos propósitos…

Anuncios

Written by rsanzcarrera

mayo 14, 2008 at 9:22 pm

Publicado en curso de retiro

La vida publica del Señor

with one comment

Si se esconde algo, es para que se descubra; si algo se hace a ocultas, es para que salga a la luz.

De modo que primero sucede a escondidas: Vida oculta del Señor…, y después es necesario que lo que sucedió a escondidas salga a la luz… Primero fue como a escondidas, en secreto, porque había que proteger la llama recién alumbrada. Pero después, cuando descendió el Espíritu, y la puerta del Cenáculo se rompió, entonces habría sido pecado callar, porque era el tiempo de incendiar la Tierra: fuego he venido a traer a la tierra y que quiero sino que arda… Se dispersaron los Doce y abrasaron el mundo con la Buena Nueva… Primero se escucha a Dios en el secreto de la oración… Hay que rezar mucho, hay que pasar horas en silencio delante del Sagrario y del Crucifijo. Después -¡sólo después!- se grita con todas las fuerzas. Si no te recoges todos los días para escuchar al Señor en secreto… ¿Cómo hablarás de Dios a tus hermanos? ¿Qué les dirás? luz sin luz, pozo sin agua… Y luego: ¡A la calle! ¡A la batalla! ¡Al encuentro de los que viven sin Dios, llevando en la mano la antorcha de la fe! ¡Sin miedo!

Recordar algunas escenas apostólicas de la vida pública del señor: las dos pescas milagrosas… llamamiento de los apóstoles… las parábolas de la levadura y del grano de mostaza… Jesucristo nos dice: Yo vine para que tengan vida y la tengan en abundancia. (Jn 10, 10) y quiere servirse de nosotros como instrumentos: Seguidme y os haré pescadores de hombres. (Mt 4, 19)… Guía mar adentro, y echad vuestras redes para la pesca. (Lc 5, 4)…

En una iglesia de una aldea alemana tenían un Cristo muy bonito y valioso. Estaba crucificado y la gente le tenía mucha devoción. Durante la Segunda Guerra Mundial cayó una bomba y, al explotar, le arrancó los dos brazos. Al final de la contienda, los del pueblo se planteaban restaurarlo. Pero alguien sugirió dejarlo como estaba, sin brazos. Se aceptó la propuesta e incluyeron una leyenda explicativa que decía así: “Vosotros sois mis brazos”. Así recuerda a todos que Jesucristo tiene necesidad de nosotros para seguir su misión en la tierra.

Cfr. Los demás

Porque nosotros somos colaboradores de Dios (1 Cor 3, 9). Hacer apostolado es colaborar con Dios en el crecimiento de la vida sobrenatural de los demás… Que gran responsabilidad: Has de prestar Amor de Dios y celo por las almas a otros, para que éstos a su vez enciendan a muchos más que están en un tercer plano, y cada uno de los últimos a sus compañeros de profesión. ¡Cuántas calorías espirituales necesitas! -Y ¡qué responsabilidad tan grande si te enfrías!, y -no lo quiero pensar- ¡qué crimen tan horroroso si dieras mal ejemplo! (Camino, El apóstol, 944)

Para eso yo tengo que ir por delante: Por ellos yo me santifico, para que también ellos sean santificados en la verdad. (Jn 17,19).

Efectivamente, solo si nos marcamos objetivos espirituales, de santidad personal, sin cerrar los ojos a la realidad, irá surgiendo poco a poco un estado de ánimo mejor… Y descubriremos que si nuestra lucha por la santidad es por ellos y para ellos, codo con codo por el futuro, van saliendo cosas y además sentiremos con el salmista: ¡Qué agradable y delicioso es que vivan unidos los hermanos! (Sal 133,1)… Y de repente, vemos que surge un estado de ánimo positivo, de afirmación (sí) y aceptación, de acuerdo, de armonía y de gratitud… Este es el tratamiento para curarnos de este enfermedad de nuestro tiempo: el narcisismo, el no ver lo que puede hacer bien a los demás por puro estar dándose vueltas a uno mismo… Al final tampoco descubrimos lo que realmente necesitamos y morimos como el Narciso del mito… Si dejo de pensar en mi mismo, y me pongo a pensar y me identifico con la situación de los demás, entonces se me ocurre espontáneamente lo que les haría bien y les alegraría… Este es el camino, el tratamiento que me cura de ese nefasto sentimiento de la carencia de valor (complejo de inferioridad) y del absurdo del propio existir: siento que soy importante para otros y se que lo que hago tiene sentido, puedo alegrar, soy capaz de hacer algo interesante… Así que ya sabes, a rezar, a adorar, a entregarse a Dios del todo y a hablar de Él con sencillez… ¡Sé santo, hombre!… Y entonces tu vida será una “bomba de gracia” que alcance y santifique al mundo entero…

La oración y la mortificación son preparación necesaria para todo apostolado: Es preciso que seas “hombre de Dios”, hombre de vida interior, hombre de oración y de sacrificio. -Tu apostolado debe ser una superabundancia de tu vida “para adentro”. (Camino, El apostolado, 961) y busca la ayuda de los ángeles custodios: Gánate al Ángel Custodio de aquel a quien quieras traer a tu apostolado. -Es siempre un gran “cómplice”. (Camino, Devociones, 563)

Modo de hacer apostolado:

En apostolado hay que ver Almas, eso hará que no dejes a nadie de lado; Jesús trata a todo tipo de gente y según conviene a cada uno: Nicodemo, la Samaratina, Zaqueo, etc... El modo de actuar de Jesús con los hombres que es que nosotros tenemos que imitar no se queda en meras palabras o en actitudes superficiales. Jesús toma en serio al hombre y quiere darle a conocer el sentido divino de su vida. Jesús sabe exigir, colocara los hombres frente a sus deberes, sacar a quienes escuchan de su comodidad y del conformismo para llevarles a conocer a Dios, para situar a cada uno (de sus amigos) frente a las exigencias completas de su vida, ayudándole a descubrir lo que Dios, en concreto, le pide…

– Con el ejemplo: para que vean (al ver) vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos (Mt 5, 16)… Pero también es necesario hablar de Jesucristo:

Entrevistaban a la Madre Teresa de Calcuta y le preguntaban sobre las Casas que había abierto en Estados Unidos para el cuidado de los enfermos de Sida. Querían saber si hablaban de Dios a esas gentes.

Naturalmente. Rezamos con ellos y les enseñamos a rezar. Los llevamos a confesarse y a reconciliarse con Dios.

-Pero mucha gente piensa que evangelizar no significa siempre hablar de Jesucristo.

-¿Y de qué piensan entonces que hay que hablar?

-Dicen que basta acompañar a los hombres.

-Pero, entonces, no son misioneros. No están proclamando a Cristo. Están actuando por “algo” y nosotros lo hacemos por “Alguien”.

– Apostolado de amistad y confidencia: Esas palabras, deslizadas tan a tiempo en el oído del amigo que vacila; aquella conversación orientadora, que supiste provocar oportunamente; y el consejo profesional, que mejora su labor universitaria; y la discreta indiscreción, que te hace sugerirle insospechados horizontes de celo… Todo eso es “apostolado de la confidencia”. (Camino, El apostolado, 973)

– Estar bien formado doctrinalmente y tener ideas claras… Y sin miedo a que nos rechacen, diremos la verdad con caridad… Los dones son para donarlos:

Se lo he escuchado a un amigo sacerdote que vive en Roma y me emocionó, por eso te lo escribo, me aseguró que se trataba de una historia real (su fuente es de un viejo párroco. Sucedió en el centro histórico de Roma en 1943/44 -final de la segunda guerra mundial-): “Aquella mujer, ya anciana, era conocida en la parroquia por su profunda piedad y por su pobreza llevada con dignidad. Vivía desde hacía años en un Ático paupérrimo y a menudo tenía que acudir a la parroquia para alguna ayuda económica pues vivía de la mendicidad. Un día apareció en el despacho parroquial, con la intención de pedir una misa por una intención suya, el sacerdote le dijo que de acuerdo y entonces ella saco de entre sus ropas un pañuelo blanco que deslió cuidadosamente apareciendo varias monedas de oro de las que hacía más de 100 años que no circulaban ya (al parecer era de su madre, que a su vez lo recibió de su abuela), y dijo: “quiero ofrecer esto por la misa”. El sacerdote advirtió que aquello era su pequeño tesoro y se negó a aceptarlo, le dijo que no era necesario, que el sabía que carecía de medios económicos, y que guardara aquello por si llegaba una situación de enfermedad grave o algo así que lo necesitaría… Ella insistió de tal modo que tuvo que aceptar aquellas monedas. Mientras las recogía le preguntó a la viejecita: “Y ¿cuál es la intención por la que quiere que aplique la Misa?” Entonces ella dijo, con gran calma y con el rostro emocionado: “Vorrei ringraziare Dio che ha fatto così bella la Madoona” (Para agradecer a Nuestro Señor, lo hermosa que ha hecho a la Señora)… El sacerdote no supo que decir, quedó conmocionado, pero fue poco a poco comprendiendo que esa intención era profundamente cristiana”…. He visto hacer algo similar en los niños, haz la prueba, si les miras fijamente mientras comen algo, te lo terminan ofreciendo; si les das un juguete, lo toman y al punto extienden la manita para dártelo a ti… Se trata de una especie de Sabiduría que solo aprenden los niños y la gente sencilla. Cuando nos hacemos mayores, nos complicamos; tomamos el “juguete” con ansiedad, nos damos la vuelta y nos encerramos en la habitación a “jugar” nosotros solos. Pero, existe una Ciencia secreta que descubre al niño y al hombre sencillo que los dones son para donarlos, que en ese juego de entrega mutua hay más felicidad que en el egoísmo del pecado, que hay todavía mas felicidad en el gesto de dar que en el de recibir…

– Perseverancia y paciencia; hacemos el apostolado de Cristo, sin buscar el éxito personal: El celo es una chifladura divina de apóstol, que te deseo, y tiene estos síntomas: hambre de tratar al Maestro; preocupación constante por las almas; perseverancia, que nada hace desfallecer. (Camino, El apóstol, 934)

Written by rsanzcarrera

mayo 14, 2008 at 9:55 am

Publicado en curso de retiro